Lápices de Colores – Los fundamentos con lápices para colorear

Comparte ahora...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Pintar con lápices de colores. Lo primero que se viene a la cabeza cuando hablamos de este técnica de dibujo y pintura, es que se trata de una forma de pintar de niños.

Cuando hablamos de lápices de colores, lo primero que nos viene a la cabeza es una caja de 12 lápices, en el mejor de los casos, con una punta quebradiza, que al menor intento de pintar termina rompiéndose.

A esta idea es necesario quitársela de la cabeza. La técnica de pintura con lápices de colores es tan válida como cualquier otra técnica de pintura y dibujo. Se pueden conseguir resultados asombrosos con la técnica de pintura con lápices, y es muy fácil encontrar ejemplos de esta afirmación.

lápices de colores para pintar

Posibilidades de los lápices de colores

Las posibilidades que tienen las técnicas de pintura con lápices de colores son enormes. El solo hecho de mencionar a algunos de los artistas que hicieron uso de ella, ya nos tiene que llevar a pensar que la idea no está tan equivocada. Toulouse Lautrec, Ramón Casas, Pablo Picasso o Matisse son algunos de los afamados artistas plásticos que utilizaron el lápiz de color en determinadas piezas de su obra artística.

En publicidad constantemente se está haciendo uso del lápiz para colorear los trabajos. Pueden emplearse por sí solos, o combinando con otras técnicas.

Además de para hacer en sí una obra de arte, los lápices de colores también pueden servir para realizar los bosquejos y estudios preliminares para hacer una obra. De forma rápida, con los lápices de colores se pueden hacer estudios de iluminaciones, mezcla de colores y demás, para posteriormente realizar la obra definitiva en otra técnica o incluso con los mismos lápices de pintar.

Usos de los lápices para colorear

colores primarios y secundarios

La técnica del lápiz de color puede ser de muy amplia aplicación. Se puede hacer un bosquejo rápido, con líneas que dejan intuir la obra final. Pero es que además se puede conseguir una obra con todo tipo de detalles en el uso del lápiz de color.

En el campo de la publicidad, como lo dijimos anteriormente, se pueden hacer campañas completas utilizando solo la técnica del lápiz de color, o combinando con otro tipo de técnicas.

Además los lápices de colores cuentan con un atributo que no todas las técnicas lo tienen: es que con ellos se pueden hacer las manchas de color y también se puede dibujar, lo que le da más flexibilidad que a otro tipo de técnicas de pintura y dibujo.

Los materiales del lápiz de color

Un lápiz de color es bastante conocido por todo el mundo. Se trata de un envoltorio de madera, en el que se aloja una barrita de color, que es la que sirve para pintar. Ésta se la conoce con el nombre de mina.

La mina de los lápices, está fabricada con pigmentos colorantes que se aglutinan por una mezcla de cera y caolín, que es un tipo de arcilla.

El trazo de los lápices de colores, en general, son más blandos que los lápices normales negros. A diferencia de éstos, los lápices de colores no suelen tener muchas variaciones de dureza.

La presentación de los lápices de colores puede ser muy variable. Se pueden conseguir desde pequeñas cajas de seis lápices, pasando por 12, 18, 24, 36, 40, 60 o 70 colores.

En general se puede decir que contando con los colores primarios y el negro, se pueden realizar excelentes trabajos, con una amplia gama de colores. Sin embargo, los grandes artistas suelen preferir las cajas con muchas variedades de colores, como pueden ser las de 60 o 70 lápices. Esto se debe a que no deben mezclar muchas capas para conseguir un color determinado, ya que esto puede afectar al grano del papel, y pueden impedirse el paso de distintas capas de pintura.

En cuanto a las marcas más reconocidas y recomendables de los lápices de colores podemos mencionar Faber Castell, Rexel Cumberland, Caran D’Ache o Staedler.

Clases de lápices de colores

pintar animales a lapiz

Los lápices de toda la vida son los clásicos de madera con la mina de color dentro con los que se pueden colorear superficies o dibujar líneas. Esta modalidad del lápiz se ha derivado en los lápices acuarelables. Se trata del mismo lápiz de color, pero que una vez pintado, se le agrega agua con un pincel, y la pintura se escurre tal cual las acuarelas.

Esta técnica de los lápices acuarelables no son muy aceptadas por los grandes artistas, porque consideran que para eso ya se usan las acuarelas, pero esta técnica admite algunos detalles que con las acuarelas no se consiguen.

Una tercera forma de los lápices de colores son los sticks. Se trata de barras de color. Son barras de 12 cm de largo y 8 milímetros de ancho, todas hechas con las mismas materias que las minas de los lápices de color. Están recubiertas con laca, para que los dedos no se manchen con su uso. Los sticks son ideales para pintar fondos o grandes superficies de color plano, utilizando la barra como si de pasteles se tratase.

El papel para pintar

Una cosa buena que tiene la técnica de pintar con lápices de color es que se puede utilizar prácticamente cualquier clase de papel. Los únicos que se pueden excluir son aquellos excesivamente satinados o con demasiadas rugosidades. Fuera de ellos, cualquier clase de papel puede ser utilizado para esta técnica.

En general, a los papeles se los puede dividir como de grano fino, grano medio o grano grueso. Según la obra que se realice o los gustos del artista, se puede utilizar uno u otro. Para tener en cuenta que el papel de grano grueso va a gastar la mina con mayor rapidez que uno de grano fino.

Generalmente, los papeles de dibujo de calidad tienen una textura diferente en cada cara, pudiéndose utilizar cualquiera de las dos.

Útiles y materiales complementarios

Para pintar con lápices de colores, ya se ha hablado de los lápices y del papel. En la pintura con lápices, la goma de borrar prácticamente no tiene función. Si intentamos borrar lo único que se consigue es que se emborrone todo al correr el material con el que hemos pintado, de una forma que seguramente ya no tendrá retorno. No es como en un dibujo con grafito, en el que se usa la goma para conseguir los blancos. Cuando estamos pintando con lápices, a los blancos los debe dar el papel sin pintar, la goma no solucionará nada.

Un elemento con el que se cuenta, y que no es algo material, es la presión con la que se utiliza el lápiz.

En un papel con determinada rugosidad, cuando pintamos de forma suave, algunos pliegues del papel van a pintarse, mientras que otros se quedarán en blanco. Supongamos que damos esta capa suave con color amarillo. Si sobre esta capa damos otra capa suave, con color rojo, otros pliegues que estaban en blanco van a pintarse de rojo. Nuestro ojo va a determinar este color como naranja. De esa forma es como se van combinando los colores. Si queremos un color plano, lo que debemos hacer es pintar con mayor presión, consiguiendo de esa forma un color plano.

Sin dudas que los lápices de colores son una técnica muy interesante, y que está al alcance de cualquiera que quiera iniciarse en el mundo del arte.

En esta web te iremos enseñando algunos ejercicios que puedes realizar, para ir afianzando y aprendiendo nuevos conceptos para hacer unos dibujos pintados a lápiz de calidad, una técnica totalmente opuesta a las tendencias actuales del dibujo digital, que son aquellos en los que se colorea con la ayuda de los ordenadores.

Comparte ahora...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin